Inicio Comentarios
CAMAFU > Manejo del fuego > Temas Técnicos > Investigaciones en Incendios Forestales > Incendios en bosques tropicales en América Latina y el Caribe.

Incendios en bosques tropicales en América Latina y el Caribe.

Hasta hace poco tiempo, los incendios en los bosques tropicales siempre verdes se consideraban imposibles o insignificantes, y por ello se creía que cualquier efecto que tuvieran en la población y en los ecosistemas era poco importante.

Los enormes incendios forestales que se vieron a finales de la década de los 90, no sólo en América Latina y el Caribe sino también en el resto del mundo, sacaron el tema del cajón y lo colocaron en la agenda mundial.

La gente comenzó a preocuparse no sólo por la desaparición del bosque, sino también por las enormes consecuencias que tenían los incendios en los seres humanos, tales como el impacto en la salud y en la economía.

Ahora la inquietud sobre los bosques tropicales va más allá de la deforestación y abarca las grandes repercusiones que causan los siniestros, incluyendo el impacto que tienen en estos dos aspectos.

Este documento proporciona una visión general sobre la situación de los incendios forestales en América Latina y el Caribe, y el impacto que han tenido tanto en la región como en su población a lo largo de los últimos años. Asimismo, abarca las causas, efectos e implicaciones que éstos tienen, y los vincula con las herramientas disponibles para su manejo con las que cuentan las autoridades responsables.

Los bosques cubren el 47 por ciento de la superficie terrestre de América Latina y el Caribe, siendo la inmensa mayoría tropicales (95 por ciento). Entre 1980 y 1990 la región perdió aproximadamente 61 millones

de hectáreas de bosque, es decir, un seis por ciento del área forestal total. Esta pérdida continúa. Entre 1990 y 1995

se perdieron un total de 5.8 millones de hectáreas por año, otro tres por ciento del área forestal remanente de la región. Los índices de deforestación más altos fueron en América Central (2.1 por ciento anual); pero en Bolivia, Ecuador, Paraguay y Venezuela hubo una tasa anual de deforestación de más del uno por ciento en ese mismo período. Tan sólo Brasil perdió 15 millones de hectáreas de bosque entre 1988 y 1997. El alcance e importancia

que tienen las áreas forestales remanentes en América Latina y el Caribe, tanto en la región como en el mundo, indican que los problemas de los incendios forestales requieren de atención urgente.

Autor(es): Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente



Volver